Asoman recortes masivos de secciones para el próximo semestre

nomasrecortesUPR-01Así lo sugiere una carta circular enviada a la comunidad universitaria el pasado martes, 28 de noviembre, por la Decana Interina de Asuntos Académicos del recinto, Leticia Fernández, en donde se detalla una serie de medidas a implantarse el siguiente semestre que recortaría significativamente la oferta académica y haría menos accesible las secciones a lxs estudiantes. La Circular (05), de tono burocrático y amenazante, sienta las bases para un esquema de cierre de secciones, reducción de oferta académica, despido de profesorxs y cierre de programas a través de una serie de medidas.

De entrada, Fernández plantea que los criterios para la oferta académica de cualquier programa deben ser: “(a) el progreso académico de los estudiantes, (b) los recursos humanos y fiscales del programa académico y (c) los salones y equipos disponibles. Además, los cursos y secciones programadas deben tener como base la secuencia curricular del programa académico y la cantidad de estudiantes en cada año de estudios.” Anteponiendo, pues, los recursos anémicos con los que cuenta la universidad y poniendo mayor carga sobre el estudiantado, la carta utiliza esos principios de base para las siguientes disposiciones.

La carta, de inicio, plantea precarizar la permanencia de muchas secciones afirmando los mínimos de cupo requeridos y estableciendo que “Para el próximo semestre, el Decanatao de Asuntos Académicos (DAA) va a estar muy atento a los cursos con matrícula insuficiente y estará requiriendo la consolidación de secciones múltiples que no alcancen el cupo mínimo requerido”. La llamada “consolidación“ tiene varias implicaciones. En primer lugar, las secciones que no alcancen el mínimo de cupo serían cerradas por el semestre y puestas en peligro para semestres futuros e incluso fusionadas con otras secciones del mismo curso para crear “megasecciones” con cupos más altos. Estas megasecciones allanan el paso para el despido de profesorxs cuyas secciones sean cerradas, en su mayoría docentes por contrato, y aumenta significativamente la cantidad de estudiantes por sección, precarizando la calidad de la educación.

A raíz de la creación de estas megasecciones, la carta estipula que el próximo semestre no se permitirá extender el cupo máximo de secciones con demanda considerable de matrícula. Entiéndase, durante todo el proceso de matrícula se estipulará el cupo máximo (establecido por el Decanato de Asuntos Académicos) de una sección y bajo ningún concepto se abrirán más espacios de acuerdo a la cantidad de estudiantes que se matriculen.

Otra de las medidas nefastas que impone Fernández a través de la carta es el cierre definitivo de secciones que no hayan llegado al cupo requerido en semestres anteriores. La carta estipula que “Al programar la cantidad de secciones, se debe tomar en cuenta la experiencia de años anteriores.” Y que “Las limitaciones fiscales no permiten seguir ofreciendo cursos que no cumplan con el cupo mínimo requerido.”

Fernández establece incluso que las secciones que no lleguen al cupo requerido — sin especificar si se trata de clases medulares o electivas — se programarán anualmente y no semestralmente, sugiriendo que los estudiantes “planifiquen sus secuencias curriculares” alrededor de estos recortes.

La carta circular, modelada en el lenguaje de austeridad al que nos tiene acostumbrada la administración de la UPR, hace énfasis repetido en la necesidad de “hacer uso eficiente de los recursos” de la universidad, “ser realistas con los recortes” y anteponer la situación fiscal al bienestar de la comunidad universitaria. Gran parte de la circular, cabe destacar, se enfoca en reafirmar disposiciones que ya existen, el tono y lenguaje de la carta sugiere una implementación más estricta de estas disposiciones el siguiente semestre.

La administración oculta aún más recortes

El Centro de Comuniación Estudiantil, sin embargo, advino en conocimiento de otra serie de medidas aún más nefastas que el Decanato de Asuntos Académicos se dispone a implantar el próximo semestre que no son abundadas en la carta circular. Pues en reuniones oficiales de con docentes y claustrales, Asuntos Académicos ha planteado un marco de cambios a la reglamentación vigente que no están contemplados en la circular (05) y no han sido consultados con la comunidad universitaria. Así lo recoge un informe redactado por concejales de la Facultad de Ciencias Sociales — algunos de los cambios propuestos son los siguientes:

La carta circular (05) estipula que el mínimo de estudiantes matriculados para llevar a cabo secciones es de 10 en el caso de clases de Lectura y Discusión y 15 en clases de tipo seminario. El DAA, sin embargo, se dispone a implementar un aumento en los cupos mínimos a 20 para clases electivas, 30 para clases medulares y 35 para las llamadas “megasecciones”.

Del mismo modo, se ha discutido activamente la imposición de moratorias e incluso cierres permanentes para secciones que no lleguen al cupo mínimo durante el proceso de matrícula del semestre que viene.

Como medida para llevar a cierre el semestre próximo en un tiempo récord de 12 semanas, el DAA ha planteado también la posibilidad de programar horas lectivas de clase de lunes a sábado, eliminar la hora universal y aumentar 30 minutos de duración a cada sección, trastocando efectivamente los bloques diurnos de clase.

Al momento, no ha habido comunicación oficial del Decanato de Asuntos Administrativos hacia la comunidad universitaria sobre alguna de estas medidas, siendo la carta circular (05) la comunicación oficial más reciente sobre el tema.

La Decana Interina de Asuntos Académicos, Leticia Fernández, fue Directora Interina de la Oficina de Presupuesto de la Universidad de Puerto Rico (Administración Central) antes de ostentar su puesto actual. Desde esa oficina fue pieza instrumental en las fases finales de diseñar el plan fiscal de la UPR, cuyos recortes ascienden a alrededor de $200 millones. Fernández fue nombrada a su actual puesto el pasado 1 de agosto como parte del cambio de administración al mando del Rector Luis A. Ferrao, el Presidente Darrell Hillman, el Presidente de la Junta de Gobierno Walter Alomar y la administración Rosselló.

(Esta nota es parte de una investigación concurrente, si conoces información relevante sobre lo expuesto aquí y te gustaría compartirla, puedes escribirnos a cceuprrp@gmail.com.)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s